CABE DESTACAR

PADRES, FAMILIARES Y AMIG@S ALIAD@S CON LA COMUNIDAD LGBTQ

 

P.O. Box 24565, Los Angeles, CA 90024           1.888.PFLAG 88   (1.888.735.2488)           Contacto

©2014  PFLAG Los Angeles. Todos los derechos reservados              Informe sobre problemas del sitio web                 Diseño del sitio web por Imagine-Y

La subvención de

BLOOMINGDALE’S

que posibilitó

la creación de
este sitio. Por ello,

¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

 

Apoyando su Viaje

 

Organización local satélite
de PFLAG Los Angeles

¿Le interesaría asistir?

Reuniones de apoyo

 

en BOYLE HEIGHTS

Mi Centro

553 S. Clarence Street

Los Angeles, CA 90033

Segundo miércoles - 7:00 pm

 

en EAST LOS ANGELES

Bienestar East LA

5326 East Beverly Blvd

Los Angeles, CA 90022

Tercer jueves - 7:30 p.m.

 

en SAN FERNANDO VALLE

Bienestar Valle de San Fernando

8134 Van Nuys Blvd., Suite 200, Panorama City, CA 91402

Cuarto viernes - 7:00 p.m.

 

 

 

Para más información:

Info@pflagEspanolSoCal.org

1.888.PFLAG 88 #2

1.888.735.2488 #2

 

¡Respalde nuestra labor!

Renueve su afiliación,
únasenos o envíenos
su donación

¡HOY MISMO!

Quiénes somos:Historia de nuestra organización en Los Angeles

PFLAG Los Angeles: Una historia de amor

La historia de PFLAG Los Angeles es una historia de padres que hacen lo que mejor saben hacer: amar, apoyar y defender a sus hijos.

 

Desde su primera reunión en 1976, ha sido una organización totalmente constituida por voluntarios ―padres, tías, tíos, abuelos, hermanos, primos, amigos, y personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT)― con una misión: fomentar la salud y el bienestar de las personas LGBT y de sus familias a través del apoyo, la educación y la defensa.

 

En realidad, la historia comenzó en 1968, cuando ―después de que su hijo Philip, de 18 años, se fue de la casa― Adele y Larry Starr se enteraron de que el muchacho era gay. Pasado ese incidente y ya reunificada su familia, los Starr se propusieron hacer todo lo posible para aprender sobre la homosexualidad.

 

Su búsqueda de respuestas los llevó a ponerse en contacto con a Jeanne Manford, quien había organizado el primer grupo de apoyo para padres de hijos gays en Nueva York en 1973. Durante su visita a Los Angeles en 1974, Manford alentó a los Starr a organizar un grupo similar al de Nueva York. Así, tras algunos intentos infructuosos, la primera reunión exitosa de PFLAG Los Angeles se celebró en el hogar de los Starr en Brentwood, el 8 de marzo de 1976. Desde entonces, la organización ha seguido con sus reuniones, empleando la fórmula que Adele concibió para la primera reunión: apoyo de pares en grupos pequeños, seguidos de un programa educativo.

 

Adele se dio cuenta enseguida de que el apoyo mutuo no era suficiente para ayudar a Philip ni a las demás familias que acudían en masa a las reuniones. La comunidad en general poco y nada sabía fuera de los mitos referentes a las personas homosexuales; necesitaban instrucción al respecto, por eso ella comenzó a hablar en iglesias y grupos comunitarios.

 

Más adelante, impulsada por el retroceso de la legislación pro derechos de los gays en Florida ―la tristemente famosa campaña de Anita Bryant― Adele y su pequeño grupo de padres marcharon por primera vez en el Desfile del Orgullo Gay de 1977, recibiendo el premio del maestro de ceremonias. Al aceptarlo, Adele dijo: «Este es solo el comienzo de nuestra lucha para salvar de la intolerancia a nuestros hijos».

 

La obra de defensa por parte de PFLAG Los Angeles comenzó a ser más eficaz en 1978. La proposición 6 referida a la educación y conocida como Iniciativa Briggs, amenazaba los empleos de docentes gays y lesbianas y de quienes los apoyaran. Entonces, a manera de respuesta, un grupo de 30 padres de PFLAG Los Angeles escribió «Sobre nuestros hijos», la primera publicación de PFLAG dirigida a contrarrestar con hechos una campaña alarmista. De esta publicación se imprimieron 175.000 ejemplares, de los cuales 150.000 se distribuyeron entre votantes de California, para ayudar a frustrar la medida.

 

En 1979, Adele testificó ante el Concejo Municipal de Los Ángeles en respaldo a la Ordenanza de los Derechos de los Gays en Los Ángeles, que proscribe la discriminación en la vivienda y el empleo. Aunque altamente controversial, la medida pasó con trece votos a favor y dos en contra, haciendo de Los Ángeles la 44.a municipalidad del país con tales protecciones.

 

En 1979, en la histórica marcha LGBT deWashington, que marcaba el 10.o aniversario  de los disturbios de Stonewall y el nacimiento del movimiento pro derechos de los gays, Adele fue la única (de solo dos padres) que tomó la palabra en el podio principal del Monumento a Washington. Desde allí embelesó a la multitud al declarar: «Nosotros,  padres de gays, nos ayudamos mutuamente y ayudamos a los miembros de nuestras familias a entender, a aprender y a liberarnos del temor. En nuestra calidad de padres, juntamente con nuestros hijos desafiamos las actitudes que destruyen: actitudes que han causado violencia, derramamiento de sangre y suicidio. ¡Ya no guardamos silencio!

 

Entonces, los líderes de otros grupos de padres similares, presentes en la marcha, comenzaron a contemplar las ventajas de tener una federación nacional que les diera una plataforma mayor para la defensa y una voz en el debate político nacional sobre asuntos relacionados con las personas LGBT. Así, en 1981, en el hogar de los Starr, representantes de 20 grupos de padres propusieron artículos de incorporación, disposiciones, una junta de cinco miembros y una presidenta para la nueva organización ahora oficialmente llamada Padres, Familias y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG, por sus siglas en inglés). La presidenta fue Adele Starr.

 

Ese mismo año, ya en calidad de portavoz de PFLAG, Adele asistió a la Conferencia de la Casa Blanca sobre la Familia, en la que se aseguró de que los participantes supieran que muchas familias tenían miembros gays amados y estimados. A partir de entonces, Adele se convirtió en asistente habitual a las Conferencias de la Casa Blanca sobre la Juventud, y sirvió en su comisión asesora por mandato del alcalde Tom Bradley.

 

En su campaña para terminar con la ignorancia en materia de orientación sexual, Adele también procuró conseguir la participación de los medios de comunicación nacionales. Mediante una «llamada en frío» a Dear Abby, por ejemplo, le presentó a PFLAG como recurso para familias en conflicto a causa de la  homosexualidad. Abby intercaló a la organización en su columna radial y 7500 cartas llegaron al umbral de Adele, cartas que ella y su fiel conjunto de padres y personas LGBT respondieron, una a una, personalmente.

 

Adele fue presidenta de PFLAG Los Angeles hasta 1994. Incluso después de que su enfermedad la confinara en su hogar, desde él siguió atendiendo las llamadas a la línea de ayuda y recibiendo los informes habituales de las organizaciones locales hasta su deceso, ocurrido en el 2010.

 

Con el paso de los años, una de las organizaciones locales ha crecido al punto de ramificarse en nueve organizaciones locales hermanas en la zona metropolitana de Los Ángeles. PFLAG Los Angeles continúa celebrando sus reuniones mensuales de apoyo el tercer miércoles de cada mes en su histórico local de Westwood y el segundo jueves de cada mes en su nueva organización local satélite de Silver Lake.

 

Como Adele, nosotros vamos a donde sea y cuando sea que alguien nos invite a hablar sobre nuestras familias y nuestros derechos, pero ahora contamos con una Oficina de Oradores, integrada por más de treinta miembros activos, para hacer correr la voz en escuelas secundarias básicas y superiores, colegios y universidades, empresas y organizaciones comunitarias, alcanzando así más de tres mil personas por año. Además de la Oficina de Oradores y de los programas educativos durante nuestras reuniones, usamos nuestro sitio web y las redes sociales para ofrecer recursos e información sobre orientación sexual e identidad de género. Solo nuestro sitio web recibe más de cuatro mil pedidos semanales en la página y mensajes electrónicos incluso desde Polonia y Shanghai. Además, cabildeamos en Sacramento y en Washington, más recientemente durante la Convención Nacional de PFLAG celebrada en octubre del 2013, participamos activamente en la lucha contra la proposición 8 y respaldamos firmemente el Acta de Educación Justa, que actualmente es tan criticada.

 

La obra pro escuelas seguras se ha convertido en una prioridad para PFLAG Los Angeles y sus organizaciones locales hermanas. Para encarar este problema, las organizaciones locales de PFLAG del Sur de California han formulado la Iniciativa pro Escuelas Seguras, la cual nos permite compartir ideas, información y recursos, a fin de efectuar cambios reales en las escuelas. Son parte de nuestros planes idear un protocolo para visitas a superintendentes y consejos de administración escolares, encontrar maneras innovadoras de respaldar las alianzas gays y heterosexuales en las escuelas locales y crear un plan de estudios para ayudar a los docentes a implementar el Acta de Educación Justa que ordena la enseñanza de la historia de los LGBT en las escuelas públicas de California.

 

Sobre todo, PFLAG Los Angeles constituye un lugar seguro y acogedor para todas las personas LGBT y sus familiares y amigos heterosexuales. Cuando una madre llorosa sonríe, cuando una adolescente en conflicto encuentra esperanza y una voz, cuando familias en desacuerdo se acercan, nuestra misión queda cumplida. Como diría Adele: «Ese es el milagro».